Parques insólitos de Madrid

31 marzo 2012 | ocio

Ya es primavera. Llega el fin de semana, tiempo libre y el placer de hacer planes al aire libre. ¿Qué tal dar hoy la merienda en un parque? Los hay muy populares, como el Retiro, y los hay algo más escondidos y poco conocidos como los dos que sugerimos: El Capricho y el Juan Carlos I, y, por supuesto, el histórico Botánico de Madrid. Un parque a descubrir por muchos.

El jardín del Capricho lo forman unas catorce hectáreas al noroeste de la comunidad, en la Alameda de Osuna. Su historia se remonta al siglo XVIII, cuando empezó a construirse auspiciado por la Duquesa de Osuna, una de las damas más importantes de su época, que compró los terrenos en 1783 con la intención de construir una finca de esparcimiento, muy al gusto de la época, de estilo afrancesado y romántico.

Hay una serie de elementos en el parque que harán las delicias de los más pequeños. Para éstos se mandó construir un fortín, con foso y cañones. Es como uno de verdad sólo que pequeño, diseñado para la perspectiva de un niño. El agua está muy presente en todo el recinto, con una ría que serpentea y que permitía a la duquesa y sus invitados trasladarse a los salones de baile en barca. A mitad de este recorrido fluvial se ubica un estanque con patos rodeado de multitud de pequeños miradores. Y finalmente, el  laberinto, diseñado con arbustos de laurel, que respeta los planos del que se plantó en vida de la duquesa. Para sentirse como Alicia en el país de las maravillas.

El Capricho

Estanque en El Capricho

Muy cerca de este jardín más recoleto se ubica el gigantesco Juan Carlos I, a dos pasos de Ifema. Un parque en el que, literalmente, uno puede perderse. Los datos hablan por sí solos: un lago de 30.000 metro cúbicos, una ría de 1.900 metros de longitud, 13.000 metros de paseos, 21 hectáreas de olivar y 19 esculturas al aire libre. Un auténtico oasis para hacer picnics, enseñar a los peques a andar en bici, hacer volar cometas, tomar el sol…

Además, a lo largo del año se organizan una serie de actividades para adultos, familias y niños, como por ejemplo: cómo hacer un huerto en tu balcón, de la semilla al bosque, aves urbanas… Puedes consultarlas todas en la web del Ayuntamiento de Madrid (www.madrid.es)

Finalmente, el más emblemático y no por ello más cuidado de todos: el Jardín Botánico, en pleno centro de Madrid. Más frecuentado por turistas que por oriundos, desde aquí me gustaría reivindicar algo más de atención y cuidado para este espacio natural con 250 años de historia, se dice pronto. El Real Jardín Botánico, que depende del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, también ofrece actividades para familias y niños, relacionadas con la divulgación de la botánica y naturaleza. Se puede solicitar información sobre cursos y talleres a través del correo: culturacientífica@rjb.csic.es.

Dos espacios me gustan especialmente del Botánico y que llaman mucho la atención a los peques. La colección de bonsáis, que donó en 1996 el expresidente Felipe González, y que hoy se expone en la Terraza de los Laureles, con 61 ejemplares de boj, haya, encina, alcornoque, sabina y muchos otros. Y la Estufa de Las Palmas, un invernadero con plantas tropicales y cactus muy exuberante.

Jardín Botánico

 

Información:

– El Capricho: Paseo de la Alameda de Osuna. Tel. 91 588 01 14. Metro: El Capricho (línea 5); Bus: 101, 105, 151. Abre sólo los fines de semana.

– Parque Juan Carlos I: Glorieta SAR Don Juan de Borbon y Battemberg, 5. Tel. 91 400 92 41 /630 630 710 (actividades). Metro: Campo de las Naciones; Bus: 104, 112, 122. Abre toda la semana.

– Parque Botánico: Plaza de Murillo, 2. Tel. 91 420 04 38. Metro: Atocha / Banco de España; numerosas líneas de autobús. La entrada de adultos cuesta 3 euros, los menores de 10 años entran gratis.

 

You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 Both comments and pings are currently closed.