Plan insólito: ir al vivero

6 diciembre 2013 | iniciativas

Hoy os propongo un plan que de tan simple muchos ni considerarán estrictamente un plan de peques. Pero para mí, este fin de semana, ha resultado tan gratificante como un teatro para bebés o taller de cocinitas. Ir a comprar plantas a un vivero, sí, como suena. Y es que tras diez meses intensos de empezar a criar al pequeño Gran Gugú habían convertido mi terraza en un solar. Así, cogí al Gugú mayor y me lo llevé a un sitio que para él resultó fascinante. Colores, olores, formas atractivas, árboles de Navidad, flores de Pascua…

20131124_134833

El vivero, con las flores de invierno, pensamientos, ciclamen…

 Este plan, además, tiene su continuación en casa, cuando llegas con las plantitas y hay que trasplantarlas a sus tiestos. Esto les da la oportunidad de tocar la tierra, algo que tanto les gusta; coger por banda la regadera, algo que también les gusta e incluso hacerles una foto para ver la evolución de las plantas y las flores.

Ni que decir tiene que para quienes vivimos en una ciudad, estos rituales son muy importantes ya no tenemos muy a mano ese entorno natural ideal. Dentro de poco, sin embargo, os enseñaré un DIY muy sencillo y divertido para convertir las hojas caídas del otoño en un adorno navideño.

 

XXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXX

Eligiendo las plantas

 

 

You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 Both comments and pings are currently closed.