Operación pañal: cosas que me funcionan… y fracasos

24 agosto 2013 | Cuidados

Estamos en verano. El Gran Gugú ha cumplido dos años. En septiembre del que viene ya da el salto a la escuela. Es el momento ideal para empezar con la operación pañal, o dicho de otro modo, cambiar los pañales por ropa interior, empezar a utilizar el orinal, luego la taza y voilà! Un paso adelante en la tarea de “ser mayor”. Pero está costando…

En la operación pañal no todos los días se triunfa. Cosechamos un pequeño éxito y al día siguiente un sonoro fracaso. A continuación, os explico qué cosas me están funcionando y qué otras no.

Un cuento. Para explicar al Gran Gugú qué era eso de quitarse el pañal para siempre, ponerse calzoncillos y hacer pis en el orinal, le compré un cuento. Y le encantó. El escogido, entre otros muchos, fue “Edu ya no quiere llevar pañales” de Linne Bie (editorial Juventud). Me gustaron sus ilustraciones sencillas y muy claras, que cumplen con su cometido de explicar a un peque de dos años lo que tiene que entender, exactamente, y de forma amena. La noche anterior, siguió con mucha curiosidad toda la historia y al día siguiente, fuimos con él en busca del orinal. Y sí, conseguimos el objetivo.

"Edu ya no quiere llevar pañales"

“Edu ya no quiere llevar pañales”

Un vasito de zumo de naranja. Algo de líquido es indispensable. Ya le tengo acostumbrado a beber un vasito de zumo de naranja todas las mañanas. Lo mejor para empezar a convertir en ritual la operación pañal es sentarlo en el orinal con su taza preferida o una pequeña botellita de agua, así se agiliza el proceso.

DSC_0534

Orinal y botellitas de agua y yogur

Grandes dosis de paciencia. Prometí hablar de fracasos. Y si bien el cuento funcionó para hacerle entender qué era eso de hacer “pis” en el orinal, al día siguiente ya no coló. Se había familiarizado con Edu y ya no le apetecía pasarse cuarto de hora sentado en el orinal. Tuvimos un pequeño rifirafe y al final nada. Lección aprendida: las cosas de palacio van despacio. Lo mejor es no forzarle, si un día no quiere sentarse en el orinal, no pasa nada.

Fregona en ristre. Hay varios aliados en la operación pañal. Uno de ellos es, sin duda, la fregona. Mientras perseveramos en la ardua tarea de que se avenga a sentarse en el orinal, tenemos que avanzar en la tarea despojándolo del pañal. Y así, con un simple pantalón cortito (hazte con varios, baratitos, ya que terminarán en la lavadora con mucha frecuencia), que se pasee por la casa. Hará su “pis” donde le pille, pero es la única manera de que sea consciente de que “tiene que ir a un sitio” para hacerlo.

Generación 3.0. Harta de que no se quedara tranquilo en el orinal el tiempo suficiente para hiciera “pis”, se me ocurrió el otro día probar con un nuevo estímulo: la aplicación Clan para móviles, una auténtica tabla de salvación. Le puse un episodio de su serie favorita y ¡¡por fin!! un segundo nuevo pequeño triunfo, pasados diez minutos de sentadilla. Lección aprendida: hay que manterlo entretenido en el orinal, estar sentado tanto tiempo en un sitio que tampoco es muy cómodo es un rollo para alguien de dos años que rebosa energía. Otra idea: una pizarra mágica para que pinte.

Efecto imitación. Conseguí que aprendiera a lavarse los dientes, haciéndolo con él: él miraba cómo lo hacía yo y me imitaba. Del mismo modo, estamos haciendo que se familiarice con la taza del váter. Que tire de la cadena, algo que le encanta y que vea para qué sirve ese chisme blanco.

Muchos, muchos halagos. Y como ocurre con cada cosa nueva que tiene que aprender: hacer fiestas de cada logro obtenido. Hasta ahora, nos hemos limitado a felicitarlo y decir efusivamente “biennn”, pero he leído en otros blogs que algunos padres tienen preparados pequeños regalitos y juguetitos para esos momentos. Eso, aún, no lo hemos probado pero dado que la cosa se va alargando no descarto hacerlo.

You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 You can leave a response, or trackback.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *