Hacer pan casero con niños

4 septiembre 2018 | ocio | Recetas

He rescatado esta receta de pan casero de un post publicado hace cuatro años… con un peculiaridad: esta vez la hemos hecho juntos, los peques y yo. El resultado sigue siendo igual de bueno, sólo he innovado añadiendo semillas de chía a algunos de los panecillos, así que os animo de nuevo a poneros manos a la masa:

Los ingredientes para hacer esta receta no pueden ser más simples, con estas proporciones os salen ocho panecillos:

  • 400 g de harina de fuerza
  • 100 g de harina integral
  • 150 ml de leche
  • 150 ml de agua
  • 25 g de azúcar moreno
  • 15 g de sal
  • 40 g de levadura fresca
  • 70 ml de aceite de oliva virgen
  • Semillas de chía, sésamo o de otra clase (opcional)

 

Lo que necesitas para hacer los panecillos

Lo que necesitas para hacer los panecillos

 

En primer lugar, mezclamos los ingredientes secos en un bol: las harinas, la sal y el azúcar, a lo que añadiremos la levadura fresca desmenuzada. Ojo que para esta receta usamos levadura fresca, ni química ni liofilizada, y es conveniente usarla a temperatura ambiente. Una vez comprada, situadla en la parte menos fría de la nevera, donde ponéis la mantequilla o los huevos, por ejemplo, y antes de usarla, sacadla con un poquito de antelación para que se atempere. Lo que no uséis se puede congelar.

Después, añadimos los ingredientes húmedos: agua y leche, también a temperatura ambiente para no malograr el trabajo de la levadura. Cuando todo esto lo tengamos mezclado, añadimos el aceite.

Mezclamos todo bien con las manos y poco a poco dejará de pegársenos la masa, lo que nos permitirá hacer una bola. La dejamos reposar 45 minutos, tapada con un paño, en un sitio templado.

 

Así queda la bola de masa, una vez mezclados los ingredientes...

Así queda la bola de masa, una vez mezclados los ingredientes…

 

... Y así queda, duplicada su tamaño, después de guardar reposo

… Y así queda, duplicada su tamaño, después de guardar reposo

 

Transcurrido ese tiempo, la masa habrá duplicado su volumen por efecto de la levadura. La sacamos con cuidado del bol a una superficie enharinada y la trabajamos un poco para empezar a dar forma a nuestros panecillos.

 

Amasando el pan

Amasando el pan

Dividimos la masa en cuatro, ocho o las partes que queráis y hacéis bolitas. Las aplastáis un poco y hacéis cortes transversales para que se horneen bien. Una vez formados, tienen que reposar una vez más, media hora aproximadamente, para que vuelvan a duplicar su volumen.

Es el momento de añadir a nuestros panes semillas por encima para darles un toque especial: yo opté por chía pero podéis usar sésamo o semillas de amapola, por ejemplo.

Precalentamos a 200 grados, por arriba y por abajo, y horneamos unos 20 minutos aproximadamente.

Una vez listos, se conservan genial durante varios días. A disfrutar!

 

Los panecillos, una vez duplicado su volumen, listos para entrar en el horno

Los panecillos, una vez duplicado su volumen, listos para entrar en el horno

 

Después del horneado

Después del horneado

 

Nuestros panes duran varios días perfectos

Nuestros panes duran varios días perfectos

 

 

 

 

You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 Both comments and pings are currently closed.