Escapadas con peques (I): la reserva de la Biosfera del Urdaibai

25 abril 2012 | Viajes

Tenemos dos magníficos puentes a la vuelta de la esquina, la semana que viene y la próxima, y el día de la madre (6 de mayo), como excusa perfecta. Os propongo una escapada apta para bebés, que combina naturaleza y cultura, entorno rural y ciudad. Visitamos el entorno del Urdaibai, en Bilbao, reserva de la Biosfera, de gran riqueza natural y al mismo tiempo muy cerca de la costa.

Elegimos como centro de operaciones el hotel rural Urune. Un establecimiento pequeño pero con mucho encanto. Situado en el corazón del Urdaibai, llegar hasta él ya proporciona el primer placer del viaje, cuando se atisba el histórico caserío rodeado de suaves y verdes laderas. Su personal es amable, las habitaciones son modernas y con todas las comodidades (cuna y trona en el restaurante) y si los peques ya están creciditos podrán disfrutar de las leyendas que rodean a cada una de las habitaciones.

 

Hotel Urune

A partir de Urune tenemos multitud de opciones. El Urdaibai ocupa una superficie de 220 kilómetros cuadrados de paisaje dominado por el mar, la montaña y los arenales que forma la desembocadura del río Oka. A sólo 12 kilómetros, por ejemplo, se sitúa el bosque de Oma, la obra artística del pintor y escultor vasco Agustín Ibarrola que conforman un conjunto de pinos cuyos troncos están pintados. Dependiendo de la ubicación del observador, forman diferentes figuras. El paseo hasta llegar al bosque es muy agradable y poco complicado, de apenas dos kilómetros. Los más pequeños pueden ir en un cangurito o incluso en el carrito, si éste dispone de buenas ruedas para transitar por un sendero natural.

 

Llegando al Bosque de Oma

Abandonamos el exuberante interior para respirar el aire de la costa y visitar los pueblos y enclaves costeros de Bilbao: Mundaka, Bermeo y San Juan de Gaztelugatxe. El primero de ellos se sitúa a sólo 20 kilómetros de Urune y antes de llegar al mismo, con playas famosas por la práctica del surf, hay que pararse para admirar las vistas que ofrecen sus miradores.

Un poco más lejos atisbamos la isla de San Juan de Gaztelugatxe, un enclave mágico en el que se ubica una ermita que data del siglo X y que pudo ser monasterio templario. Llegar hasta allí puede ser complicado con los enanos, ya que hay que ascender 231 escalones a través de un puente de piedra. Se puede hacer sólo la mitad del paseo, quedarse en el mirador y tomar el aperitivo en alguna de las terrazas que hay en sus inmediaciones.

 

Ermita en la isla de San Juan de Gaztelugatxe

Estar tan cerca de Bilbao y no visitarla sería pecado. La oferta gastronómica y cultural es variadísima y no nos cabe en un sólo post, como es fácil imaginar. Sólo dos apuntes. A partir del 15 de mayo se inaugura en el Guggenheim la exposición del artista británico David Hockney. Y ya que estamos ahí y si nos queremos dar el capricho, se pueder comer en Nerua, el restaurante de una estrella Michelin del joven chef Josean Martínez Alija. No hay de qué preocuparse porque están abiertos durante todo el puente.

Finalmente, no hay que perder de vista que estamos a sólo 6 kilómetros de Gernika-Lumo, lugar emblemático para todos los vascos, con su simbólico Árbol de Gernika, bajo el que se redactaban las leyes vizcaínas (fueros), y donde los Señores de Vizcaya juraban respetarlas para poder ser así, Reyes de Castilla. Actualmente, jura ahí su cargo el lehendakari y el diputado general de la provincia. Además, y para lo que nos interesa, es una ciudad preciosa, llena de parques y zonas verdes para disfrutarla con los más pequeños.

Hasta aquí nuestra escapada. Unos escasos 400 kilómetros para volver a Madrid cierran un viaje cómodo y lleno de encanto.

 

You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 Both comments and pings are currently closed.

4 comentarios

  • ada says:

    Uau! Un sitio impresionante!
    Seguro que está genial para ir con familia
    Un abrazo Verónica y mucho ánimo con tu blog, !

    ada

  • Marisa says:

    ¡Gracias Verónica por este blog tan interesante!
    Me ha encantado esta escapada.
    Hasta pronto, un beso.

  • ¡Hola Verónica!

    Te escribo desde el Hotel Urune para agradecerte tus comentarios sobre nuestros servicios y nuestro personal. Nos complace mucho saber que visitantes y amistades de Urune, salen con un buen sabor de boca. Compartiremos tu artículo en nuestras redes sociales.
    Un saludo y esperamos que nos vuelvas a visitar. Nuestras puertas siempre están abiertas.

    Hotel Urune